La sirena, de Ray Bradbury



En el cuento aparece un monstruo marino de treinta metros de largo y millones de años de antigüedad. Hace presencia ante McDunn, curtido en mares, y el pequeño Johnny, encargados de un faro costero dotado con una sirena a la que el animal responde con gritos ensordecedores. Cuando el chico vio al bicho por primera vez:
– Calma muchacho, calma– musitó McDunn.
– ¡Es imposible!– dijo el joven.
– No, Johnny, nosotros somos imposibles. Él es lo que era hace diez millones de años. No ha cambiado. Nosotros y la tierra cambiamos, nos hicimos imposibles. Nosotros.
De 'Las doradas manzanas del sol', Ray Bradbury

2 comentarios:

eMiLiA dijo...

Uh, me gustó mucho.

Cuántos pendientes tengo en la Literatura.

Abrazo!

Tara dijo...

otro más para esa colección de pendientes

(que conste que ya me los he pedido en la biblioteca: éste de Bradbury y el de Sábato -hay que reducir la inculticia-)

Publicar un comentario en la entrada

«Toda palabra dicha despierta una idea contraria.» Goethe.

¡Arriba!